From Software renueva su saga con la entrega más dificil y frustrante hasta la fecha

*Esta review no contiene spoilers y está basada en primeras impresiones.*

No es noticia que la saga Souls sea difícil, injusta, frustrante, pero por sobre todo, excelente. Dark Souls 3 no se queda atrás, y trasciende frente a todos los títulos anteriores, presentándonos una fuerte historia, muchísimos elementos nuevos de gameplay, y escenarios que nos van a dejar sin palabras.

Éste cierra la saga y será, según palabras del mismísimo Hidetaka Miyasaki, el último con ambientación medieval y un nuevo giro a la franquicia.

El señor de la ceniza

En la tercera entrega de la saga, From Software deja de lado la idea de utilizar a un no-muerto, o undead. Esta vez, encarnaremos a un Unkindled, en búsqueda de convertirse en un verdadero Lord of Cinder. Para lograrlo, debe terminar con los Lores corruptos que acechan la tierra, junto a todos sus demoníacos subordinados.

Con elementos muy similares a Dark Souls, como el Firelink Shrine, referencias a hechos pasados y más, Dark Souls 3 tendría como punto de partida los hechos del primero. Esta conexión, es la escusa perfecta para darle el cierre esperado por los desarrolladores a su amada saga, explicando, en su manera tan particular, los hechos ocurridos y viviendo los que ocurren.

El juego gira en torno a este oscuro héroe, El Unkindled, tratando de derrotar a los resucitados Señores de la Ceniza, y restaurar la conexión del mundo con la flama. Logrando esto, los Lores podrán volver nuevamente a sus tronos en el Firelink Shrine para así, restaurar la First Flame. 

Quedará en nuestras manos si finalmente se restaurará o se romperá esta conexión, dándonos nuevamente la oportunidad de elegir entre varios finales y, aun así, cumplir ciertos requisitos para obtener uno secreto (como vimos en Bloodborne). 

Un cambio que amerita mencionar en esta sección, es cómo se deja de lado el uso de la Humanidad  y se abre paso a la Ember. Como mencionamos más arriba, el protagonista de esta aventura es muy distinto a los de títulos anteriores, y es el Unkindled quien a través de la Ember recupera su fuego, o mejor dicho, capacidad de Lord of Cinder. La función de este objeto, sin embargo, es la misma: aumentará nuestra capacidad de vida, habilitará el juego online, y con eso, las invasiones. 

Como último punto de comparación frente a las otras entregas de la saga, a pesar de ser más difícil, Dark Souls 3 también está más reducido en cantidad de áreas, o zonas para explorar. Un jugador experimentado que le tome la vuelta a los nuevos desafíos que este presenta, podrá finalizar la campaña de corrido en aproximadamente 30 horas. A esto, vamos a ir sumándole la cantidad de muerte, la exploración, áreas secretas y sidequests que estiren nuestro entretenimiento. Así y con un nivel promedio, podemos estar hablando de 50-60 horas dentro del nuevo mundo de From Software. 

A lo largo de la historia vamos a encontrar algunos nombres conocidos...
A lo largo de la historia vamos a encontrar algunos nombres conocidos…

Un mundo tenebroso y detallado

Comenzaremos esta sección comparándolo directamente con las entregas anteriores, y mencionando que las similitudes gráficas van de la mano con Dark Souls. En la segunda entrega vimos un mundo más vivo, con escenarios más coloridos y transiciones más similares entre mapas. Vastos espacios abiertos, con castillos a plena luz del día y bosques llenos de verde. En cambio, Dark Souls 3 revive la idea de oscuridad vista en el primer título de la franquicia, con un mundo completamente apagado y siniestro en donde nosotros, portadores de las Embers, damos luz e iluminamos nuestro paso.

El motor gráfico utilizado es claramente lo que vimos en Bloodborne, dejando muy por debajo en calidad a Dark Souls 1 y 2. Detalles impresionantes, fondos vivos y enemigos que aprovechan al 100% la evolución de la potencia gráfica que From Software logró con el exclusivo de Playstation 4.

La dirección de arte y la representación de la misma en el universo tri-dimensional nos dejan con un excelente reparto de texturas en alta definición hasta en el último objeto en pantalla. Ya no estamos frente a esas habitaciones o escenarios de Dark Souls 2, en donde el tileado o repetición de texturas era obvio y arruinaba completamente la inmersión.

Como mencionaremos a continuación, en la sección de Gameplay, Dark Souls 3 cuenta con una enorme cantidad de nuevos efectos en sus combos y habilidades de armas. Todas estas nuevas acciones impactan directamente en el carácter gráfico de esta entrega, dejándonos atónitos cuando vemos nuestras armas prendidas fuego, electrificadas o lanzando piromancias llenas de efectos y luces.

El contraste de los diferentes estados del día o el clima se ven reflejados en toda textura presente en Dark Souls 3, incluso en nuestro equipamiento.

Los diseños de personajes, tanto para NPC’s, enemigos o escenarios nos llevan a pensar mucho (muchísimo) en Bloodborne. No crean que esto esnegativo, creemos que From Software tomó exactamente lo que necesitaba sin recaer en la copia para adaptarlo al mundo medieval que vemos desde Demon Souls. 

¿Como funciona Dark Souls 3? Excelente, y sin ningún tipo de bajón en su Framerate, a excepción de Farron’s Keep, donde nuevamente tenemos los mismos problemas que en Blightown (Dark Souls), que aún con el parche del día uno, los cuadros bajan a unos claros 30 por segundo.

En PC, siempre y cuando tengas la máquina para correrlo, vas a poder disfrutar de Souls 3 en la más alta resolución posible con texturas en Ultra a 60 Frames per Second. Para las consolas, la única diferencia serán los 30 cuadros constantes que no afectan en nada a su jugabilidad, siendo algo que los jugadores en consola ya están más que acostumbrados.

UPDATE: A medida vamos finalizando esta aventura, encontramos que no solo Farron’s Keep cuenta con problemas de performance, si no también Lothric Castle. Incluso con el parche día uno aplicado, no resulta injugable pero si molesto al gameplay. 

Escenarios, personajes, enemigos, y mucho más con gráficos como nunca antes
Escenarios, personajes, enemigos, y mucho más con detalles gráficos como nunca antes

Nuevos ases bajo la manga

El punto más fuerte en esta ya excelente entrega, es sin lugar a dudas su jugabilidad. Los cambios radicales a la dificultad, los combos realizados por enemigos y las habilidades que nosotros podemos utilizar hacen de Dark Souls 3 algo que tomará por sorpresa a cualquier fan.

Comencemos por lo más importante: ¿Es la tercera parte más difícil que las demás? Sí. Y muchos se preguntarán por qué, y por qué no se mantuvo un nivel de dificultad estable frente a los otros 3 juegos. La respuesta a esto es muy simple, y es que como cualquier Souls, lleva su tiempo acostumbrarse, y teniendo esto en cuenta, vamos a pasarla bastante mal hasta agarrarle la mano. Cuando hablamos de cambios, nos referimos a que todo enemigo, desde muy chico hasta muy, muy grande, tiene un reparto de combos amplio e impredecible. A algunos vamos a poder agarrarle la vuelta enseguida, saber de donde salen y superarlos en velocidad, pero es muy probable que en estas situaciones, la cantidad nos supere ampliamente. Para el resto, vamos a encontrar muchísimos tipos de desafíos nuevos, como por ejemplo, los caballeros en El castillo de Lothric o los Silver Knights. Enemigos que parecen comunes, portadores cada uno de distintas armas (espadas, lanzas, escudos, etc), con combos que van desde un simple swing, hasta un ataque elemental que va a sacarnos 3/4 de vida. Sumado a todo esto, y como ya se vio en trailers o gameplays durante el 2015, vamos a tener dragones escupiendo fuego por el mapa, caballeros arcanos que mezclarán el cuerpo a cuerpo con hechizos realmente imposibles de esquivar, y muchas otras cosas.

Ahora, todo lo mencionado anteriormente parecería decir que sólo hicieron de esto un sufrimiento más grande, sin darle al jugador herramientas para defenderse. En Dark Souls 3, vamos a encontrar que todas las armas y escudos poseen habilidades especiales. Esto es un punto importante para marcar el cambio en el gameplay más grande de la saga, ya que ahora no todos los escudos podrán ser usados para el famoso parry, y sujetar el arma con 2 manos irá más allá de “infligir más daño“. Si revisamos las descripciones de los objetos, vamos a encontrar un último párrafo mencionando el skill que la pieza de equipamiento posee. En los escudos, podemos encontrar parry, golpe frontal al defendernos, o weapon skill, lo que nos permitirá utilizar el skill del arma principal sin necesidad de cambiar el stance. Para las armas, las posibilidades son más variadas, ya que vamos desde posiciones de ataque con las Katanas, grito de guerra para bastantes hachas de una y 2 manos que aumentará nuestro ataque por tiempo limitado, o la capacidad de darle un elemento al arma sin necesidad de utilizar un objeto. Hay muchas más, y es realmente apasionante conseguir un arma nueva y poder investigar o probar con qué skill nos encontraremos esta vez.

asd
Nuevas armas, nuevos enemigos, nuevos desafíos

Conclusión

Dark Souls 3 es el punto de partida en esta nueva etapa de la saga Souls. Aún es incierto el destino en manos de From Software, pero podemos ver que todo lo aprendido en sus entregas anteriores rindió frutos para llegar a este gran título. La vuelta de Hidetaka Miyasaki se nota mucho, dándole un toque de Bloodborne a un juego que va a llevar incluso a los más adeptos al límite.

Farewell, Ashen one. 

P.D.: Les dejamos un PREVIEW GAMEPLAY que subimos a nuestro canal de youtube para que puedan tener un pequeño vistazo general a este juego.

Published
Views 247

Tweets